Quien tenga algún escrito mío en e-mail, carta, papel o lo que sea, tiene el valor del día que lo hice aunque parezca hoy menos o más. Porque sabrá único. Y aunque os parezca que la obra puede tenerla más gente además de ti, tiene el valor que, la tienes tú esa, y nadie más. El libro sabría que lo tienes tú y nadie más desde su encubrimiento. Su realidad eres exclusivamente tú. Sin ti él se siente exclusivo. Es, para ti, por ti. Lo sé, lo creé y creo.

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone