Seguros médicos en Madrid, récord negativo. Ya que, subyacen subterfugios mercantilistas entre Hospital Ruber Juan Bravo 49 Madrid-Quirón Salud y Oncocir y viceversa, frente a las Aseguradoras de salud.

Aseguradoras de salud: Adeslas, Aegón salud, Agrupació mutua, Allianz, Antares, Aresa salud, Asssa, Asefa, Asepeyo, Asisa, Axa, Caser, Cigna, Cosalud, Banco santander, Divina pastora, Dkv, Fiatc, Fremap, Generali, Grupo hna, Groupama, La Fuencisla, Línea directa aseguradora, Mapfre, Nueva mutua sanitaria, Plus ultra seguros, Reale seguros, Salus médica, Sanitas, Seguros Bilbao, Sersanet, Surne seguros, Vanbreda internacional, Vivaz seguros. Etc.

En Madrid: Hospital RJB-Quirón Salud y Oncocir, usan la misma dirección de ubicación pero, esta marca, no aparece a la par. Oncocir es quien, recóndito, se solapa e incorpora su localización sobre misma dirección de Hospital. Consiguiendo adjuntarse ambos exactamente en la Calle Juan Bravo 49, Madrid.

Oncocir interviene en la responsabilidad de fallecimientos, a pesar del sitio Hospital Ruber Juan Bravo 49-Quirón Salud. Es decir, descubrimos que se halla encubierto ante los pacientes ingresados, produciéndose entonces ciertas defunciones a manos de Oncocir pero bajo techo y denominación Complejo RJB-Quirón Salud. Ya que, Dr. Meneu Díaz (director médico en Oncocir) mantiene una relación mercantil con el hospital Ruber Juan Bravo. «Por lo que, en caso de interponer denuncia contra uno de nuestros cirujanos, el doctor Meneu, deberá dirigirla contra él y su sociedad», según el departamento de Atención al Paciente.

Por ello, existe contrato mercantil que desconocen las Aseguradoras, a espaldas de los asegurados, ya que Oncocir es una marca, proyecto o negocio, entre otros objetivos, y que sin propiedades inmobiliarias de edificios médicos o centros (sí con actividades económicas). Puesto que, Oncocir proviene, de la empresa Oncosalud Slp con administrador único y denominación Meneu Díaz Juan Carlos.

No hay nexo informativo entre la Aseguradora, (RJB-Quirón Salud), y el asegurado, ya que éste acude a Quirón-Salud desconociendo si Oncocir presta los servicios médicos o no; y la Aseguradora tampoco lo sabe. Sólo lo constata Oncocir y Quirón Salud mediante un contrato mercantil suscrito sin informar de ello a la Aseguradora (por ejemplo, Mapfre) que a su vez hace que lo desconozca el asegurado. Se practica así una omisión engañosa (que haberlo sabido…, no se hubiera ido a dicho hospital con Oncocir). Subterfugio mercantilista: Oncocir y RJB-Quirón Salud.

Si el asegurado, tiene la mala suerte de elegir el Hospital Ruber Juan Bravo 49, dada una urgencia que requiera de cirugía general y del aparato digestivo, chocaría, posiblemente con Oncocir y Dr. Meneu aunque no lo quiera, porque su vestuario médico está representado bajo letra y logotipo Quirón-Salud. Exponiendo y provocando actos de confusión (categóricos) en el enfermo y acompañantes.

El negocio económico debería ser compatible con el cuidado de la salud de los enfermos, sin perjudicar la mejor preferencia en ambos casos.

La experiencia ha sido terrible. En el peor de los sueños es recomendable. Terrorífico (…) lo que han vivido nuestros ojos y oídos de nuestra familia durante las explicaciones, las insolencias y salvaguardas, Dr. Meneu Díaz.