¡Buenos días, linda mujer! ¡Hola belleza! Guapa ¡Beso fuerte, preciosa!

Iguales besos nos damos. Me encantan tuyos. De verdad. No me cuesta nada, sino me hace más feliz. Recibirlos, de ti; y dártelos a ti. Lo mismo que tú. Nos falta el abrazo un día… y beso al oído. Puede serlo. Emocionante es.

Pareces especial. Algo única también. Te siento como cerca. Eso sí es peligroso. Me fío de ti. No sé porqué me fío. No lo sé por qué.

Me sorprendes a la vez. Involuntariamente ¿Tu belleza? ¿Tu trato? O tú. No lo sé ¡Ojalá sepa para decírtelo! ¿Quizás… ? Me unes más contigo entonces. No lo esperaba. Sigo sin saber. Me gusta la realidad. Poder decírtelo. Saberlo.

Me siento inquieto para acertar. Me atraes sin que lo quiera. No tengo miedo. Te siento demasiado cerca. Es eso, creo. Tal vez, bueno. Eres tú la cuestión. Me inquietas.

Algo tienes o algo eres frente a mí. Sé, que estás más cerca de lo normal. Sin haberte acercado yo. Yo no me he movido de sitio. Eso me inquieta. Siento, como que fuera tuyo, ¡de golpe!

Beso largo mío para ti. Me sigues inquietando…

Mientras no sea más intenso, aguantaré. Me siento vulnerable contigo. Me has puesto la cara colorada, esta tarde, escribiéndote. Real.

Yo feliz contigo. Prefiero contigo. Aunque me pongas la cara colorada. Es culpa mía.

Hablar contigo, simplemente. Tenerte cerca sin tocarte. El rato contigo. Tal vez. Escucharte, también. Saber que eres real. Tocar tu cara entonces. Ver que me lo dices, a mí ¿Mirada profunda? ¿Sí? ¿En qué notas eso? No me di cuenta. Sólo que supieras de mí, quise. Darte lo mismo que tú. Seguirte sin molestar. Arriesgándome no coincidir o aburrirte. A ser uno más.

Sin vernos es como si estuvieras justo a mi lado. Somos dos más sin otros más. Te siento a mi lado todo el rato sin ti. Difícil explicar sin comentar.

¡Créeme!