Amar es un poquito diferente a querer. No es cuestión de cantidad ni de calidad. En el libro os daréis cuenta.

Por eso, no es cómodo diferenciarlo. Amar, es un infinitivo, como otro verbo cualquiera pero suena a futuro ese propio infinitivo, “a…m…a…r”. Y si además, se refuerza con la conjugación “amaré” o “te amaré” […]